Lunes, 21 de agosto de 2017|
 
estás en Pueblos

Represión franquista en Villardefrades

La zona sufrió los duros ataques represores de los alzados en armas, que asesinaron a ciudadanos de todos los pueblos de los alrededores en lo que ellos mismos denominaban “operaciones de limpieza”, consistentes en detener, maltratar y asesinar a todos los que consideraban desafectos al “Glorioso Movimiento Nacional”.

Villardefrades es una pequeña localidad situada en las inmediaciones de la nacional IV Madrid-La Coruña, y forma parte de un triángulo cuyos otros dos vértices serían Urueña y Villanueva de los Caballeros.

En la zona se halla también la Santa Espina, enclave eclesiástico puesto al servicio de los sublevados franquistas y que se convirtió en un campo de concentración donde fueron confinados cientos de combatientes republicanos.

La zona sufrió los duros ataques represores de los alzados en armas, que asesinaron a ciudadanos de todos los pueblos de los alrededores en lo que ellos mismos denominaban “operaciones de limpieza”, consistentes en detener, maltratar y asesinar a todos los que consideraban desafectos al “Glorioso Movimiento Nacional”.

En Villardefrades había una Casa del Pueblo con bastantes afiliados. El Casino regentado por Ildefonso Medina Calleja servía también como lugar de reunión de las personas de izquierdas de la localidad.

En el pueblo se produjeron dos sacas:
El día 27 de Julio de 1936, hacia las tres de la tarde, apareció un camión que aparcó en la plaza del pueblo. Falangistas uniformados y armados traían detenidos a dos hermanos de Villanueva, y a algunas personas más de San Pedro de Latarce. El camión había hecho la ruta Villanueva-San Pedro de Latarce. Una vez en el pueblo, los falangistas fueron a las casas de una serie de personas, a las que detuvieron y condujeron al camión. Los detenidos fueron:

-  Valeriano Morán
-  Hermógenes Reglero Franco
-  Felipe Herrero
-  Ildefonso Damián Medina Calleja
-  Otro vecino

Dos guardias civiles y dos falangistas se presentaron en casa de Ildefonso. Le acusaron de ocultar armas, cosa que el negó. Hicieron un registro y uno de ellos bajó al pozo sin encontrar nada. Únicamente poseía la escopeta de caza. Cuando se llevaron a Ildefonso, toda la familia intentó acompañarle. Los falangistas los obligaron a volverse, amenazándoles. Los hijos, Andrés (10 años) y Longinos Lorenzo (6 años), volvieron a entrar en la casa, pero su mujer, María Encarnación Manuela Blanco Domínguez, se arriesgó a seguirles.
Una vez en la plaza todos los detenidos, los falangistas pidieron cuerdas para atarles, y un sujeto conocido como “Pirule” proporcionó las sogas con que fueron maniatados. Este hombre era uno de los caciques del pueblo y tenía un bar; Ildefonso le hacía la competencia.

La camioneta se dirigió hacia Urueña. Antes de llegar, en pleno monte, pero ya cerca de Urueña, la camioneta se detuvo y los falangistas obligaron a los hermanos de Villanueva y a Ildefonso a apearse, diciéndoles que se podían marchar. Nada más bajar fueron tiroteados. Ildefonso y el menor de los hermanos fallecieron en el acto, pero el mayor quedó vivo y logró llegar hasta la casa de su madre, donde fue nuevamente detenido. Esta segunda vez fue conducido a la Santa Espina, donde lo fusilaron.

De estos hechos fueron testigos los otros detenidos que iban en el camión.
Los cuerpos quedaron abandonados en el lugar del asesinato, y más tarde fueron llevados al cementerio de Urueña y enterrados en una fosa común junto con otros dos o tres cuerpos más: un hombre procedente de Valladolid y el guarda de campo de Urueña.

Los otros detenidos, testigos de estos hechos, fueron conducidos a las Cocheras de tranvías, en Valladolid, donde estuvieron presos. Fue Hermógenes Reglero, un detenido de Urueña, quien contó todo lo ocurrido en detalle.

El día 14 de agosto, a medio día, se presentó en el pueblo una patrulla de falangistas encabezada por “el tuerto de Villagarcía”, quien personalmente se dirigió al domicilio del alcalde Juan Calleja Vicente para detenerlo. La hija mayor, de unos 14 años, les dijo que su padre estaba trabajando en el campo, indicándoles el lugar. Los falangistas detuvieron al alcalde, conduciéndolo a los calabozos municipales, que estaban al lado de la escuela. Estuvo en el calabozo esa noche, mientras los vecinos, alertados, intentaban vigilar lo que estaba ocurriendo.

Al llegar la madrugada lo sacaron del calabozo y le obligaron a subir a la camioneta de los falangistas, a la que seguía un coche particular conducido por el hijo del propietario, un falangista de apenas 20 años.
En un punto indeterminado entre Castromonte y La Espina, lo bajaron de la camioneta, lo rociaron con gasolina y le prendieron fuego. Juan Calleja fue quemado vivo.

El cadáver, enterrado en la zona, no pudo recuperarse.

Tras el asesinato del alcalde, uno de los hechos más salvajes ocurridos en la zona, se detuvieron las matanzas en el pueblo.

El cura de Villardefrades, llamado Don Luis, no se opuso a los asesinos. Cuando las familias de las víctimas fueron a pedirle ayuda, les contestó que “algo habrían hecho”.

Villanueva, Villardefrades y Urueña
 
Represion Franquista Valladolid

Noticias Federación Estatal
de Foros por la Memoria

Conferencia Ian Gibson Ateneo Republicano Valladolid

Ian Gibson y Orosia Castán en Valladolid

Conferencia Ian Gibson Ateneo Republicano en la universidad de Valladolid

Presentación audio-visual Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid

Presentación audio-visual Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid

Presentanción en el Ateneo Republicano de Valladolid del Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid +info:http://www.represionfranquistavalla...

Tudela 1936

Corto-documental Tudela de Duero 1936

"Corto-documental que narra los hechos acaecidos en Tudela de Duero (Valladolid) en la sublevación militar del 18 de julio de 1936 y la posterior represión.Presentado el día 9 de julio de 2011 en el (...)

0 | 3 | 6 | 9 | 12 | 15