Jueves, 19 de septiembre de 2019|

4 visitas ahora

 
estás en Memoria histórica

39 vallisoletanos entre los españoles de los campos nazis

Coincidiendo con la liberación del campo de Auschwitz se instauró el Día Mundial de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, cuyos actos se prolongan durante toda esta semana y se extienden por todo el planeta

El día 27 de enero de 1945, las tropas rusas entraron en el campo de concentración de Auschwitz y se encontraron a cientos de personas en unas condiciones inimaginables, agotados, esqueléticos, enfermos. A su lado, centenares de cadáveres arrojados en los patios, apilados, desnudos, despojados de toda dignidad humana. Los nazis los habían abandonado, huyendo de la proximidad del Ejército ruso que avanzaba imparable.

El choque fue tremendo incluso para estos soldados, que habían visto toda clase de horrores durante la guerra que les había tocado vivir.

No era la primera vez que los rusos se enfrentaban a los crímenes inenarrables de los nazis. Seis meses antes, en julio de 1944, habían entrado en el campo de Majdanek, en Polonia, y tuvieron que aceptar la monstruosidad de los procedimientos que el ejército alemán había urdido con el fin último de exterminar a millones de personas.

Muy pronto se localizaron otros muchos campos donde se concentraban miles de personas a la espera de su final. Las tropas británicas se toparon con el horror en Bergen-Belsen, mientras los estadounidenses liberaban Buchenwald y Dachau.

La magnitud de los crímenes horrorizó a los descubridores y poco después al mundo entero.

Coincidiendo con la liberación del campo de Auschwitz se instauró el Día Mundial de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, cuyos actos se prolongan durante toda esta semana y se extienden por todo el planeta.

También en nuestro país tenemos muchas razones para recordar este hecho y no sólo como hito importante que es en relación con los Derechos Humanos, sino porque entre las víctimas del Holocausto se cuentan centenares de compatriotas nuestros, la mayor parte de ellos exiliados republicanos despojados de su nacionalidad por el régimen franquista, que los había declarado apátridas.

En abril de 1939, tras la derrota, miles de españoles intentaron cruzar la frontera francesa escapando a la sangrienta persecución de las fuerzas franquistas, que iban tras ellos en una demostración tristísima de la crueldad con que los vencedores iban a proceder contra los vencidos.

El mes de mayo de 1940, una marea humana abarrotaba los puestos fronterizos con la convicción de que el exilio era la única salida, y que aquel que no lograra atravesar los Pirineos y alcanzar suelo francés, iba a ser blanco de la venganza desatada de los franquistas.

Los combatientes republicanos fueron obligados a abandonar sus armas y después los concentraron al aire libre en reductos vallados, vigilados de cerca por soldados senegaleses, como si fueran criminales. En las fotografías de la época se les puede ver exhaustos, enflaquecidos, con los rostros oscurecidos por la barba y la ropa destrozada.

Entonces no sospechaban que se verían involucrados en otra guerra, que volverían a tomar las armas en defensa de la democracia y la libertad, esta vez en suelo francés, y que cerca de 20.000 de ellos acabarían prisioneros en tierra alemanas, en los campos de concentración nazis, el infierno en la tierra, la peor y la más enorme de las pesadillas que alguien pudiera tener. 39 de ellos, de origen vallisoletano:

FUENTE: MINISTERIO DE CULTURA
.

Trece meses después del inicio del exilio, cuando los españoles comenzaban a hacerse una idea de su situación real y se planteaban recomenzar sus vidas, Francia sufrió un terrible revés: la invasión de la Alemania nazi, que continuaba su expansión sin freno a lo largo y ancho de Europa. Los franceses estaban en shock: tropas nazis desfilaban por los Campos Elíseos, se instalaban en los edificios de las instituciones de la democrática República Francesa y comenzaban a hacerles víctimas de sus procedimientos, deteniendo a los que no colaboraban, creando campos de trabajo para recluir a los resistentes, deportando a los judíos, apropiándose de sus bienes … Muchos decidieron colaborar con los ocupantes a distintos niveles; y aunque es algo que a nadie le guste reconocer, en Francia se formalizó un gobierno colaboracionista, conocido como de Vichy, que persiguió a sus convecinos mano a mano con los nazis.

Pero otros muchos franceses decidieron resistir, y comenzaron a organizarse desde el primer momento. La mayor parte de ellos eran jóvenes y carecían de experiencia militar y armamentística, pues no habían tomado parte en la Primera Guerra Mundial. Afortunadamente para ellos, miles de españoles, aquellos mismos que un año antes estuvieran recluidos en las playas del sur de Francia, estaban dispuestos a resistir junto a los franceses, estaban dispuestos a empuñar de nuevo las armas en defensa del país que les había acogido, en defensa de la libertad y de la democracia.

Nadie puede negar la grandeza y la generosidad de esta decisión. Aquellos españoles habían sufrido ya su particular infierno: tres años de guerra tras un levantamiento militar; habían visto morir a muchos de los suyos; habían perdido todo, país, casa, familia, profesión; muchos de ellos habían sido heridos en combate, y todos habían pasado por la experiencia del hambre, el frío y el miedo. Ahora, en mayo de 1940, cuando todavía no habían logrado establecerse por completo y todavía miraban hacia España, se veían envueltos en una situación que les ponía en la disyuntiva de volver a ponerse en marcha hacia otro país o tomar la defensa de Francia, uniéndose a los franceses, y regresar al combate, al peligro, a la muerte.

Los españoles pusieron su experiencia al servicio de la Resistencia francesa y lucharon heroicamente en la defensa de la integridad Francia hasta el último momento, el de la liberación de París, donde entraron conduciendo los tanques de la unidad conocida como “La Nueve”, tanques que llevaban orgullosamente pintados sobre las carrocerías nombres españoles.

Se calcula que los combatientes españoles que lucharon en la segunda Guerra Mundial fueron más de 35.000.

¿Cuántos españoles perdieron la vida durante la ocupación alemana? Muchos, desde luego; fusilados por los nazis, encarcelados y torturados, desaparecidos en los combates, fallecidos a causa de las heridas y enfermedades, y sobre todo, en los fatídicos campos de concentración nazis, asesinados metódicamente en aplicación de planes de exterminio perfectamente organizados. Se calcula que alrededor de 20.000 españoles fueron capturados por los nazis y por los colaboracionistas franceses y deportados a los campos alemanes. Su destino era la muerte, contraviniendo así los mandatos de la Convención de Ginebra acerca de los prisioneros de guerra, que a esas alturas se mostraba ya incapaz de influir sobre los actos de Hitler.

PRESOS ESPAÑOLES EN MAUTHAUSEN.

El único resquicio que les quedaba hubiera sido, tal vez, que los alemanes reconocieran su nacionalidad española y su estatus como exiliados en suelo francés, pero en una demostración más de la saña con que eran perseguidos por el régimen franquista, fueron declarados apátridas, quedando así en manos de los nazis. Fue el ministro de Asuntos Exteriores español y cuñado de Franco, Ramón Serrano Súñer, quien comunicó a sus admirados nazis que España se desentendía por completo de los prisioneros españoles, ya que el régimen los consideraba mercenarios al servicio de la resistencia francesa. En esos momentos, España era una gran cárcel, con cerca de un millón de presos republicanos para los que la jerarquía franquista buscaba una solución, ya que no podía ni alimentarlos y las muertes se contaban por miles. En estas circunstancias, el destino de los prisioneros españoles en territorio francés no importaba a nadie, y lo más deseable era que aquellos molestos compatriotas dejaran de serlo y desaparecieran de una vez.

Así comenzaron a llegar españoles a los campos de Gusen, Mauthausen, Dachau, Flossenbürg, Sachsenhausen y otros, donde 4.769 de ellos morirían a manos de los nazis.

Porque los españoles, sin nacionalidad y por tanto sin Estado que les protegiera, eran para los nazis desechos humanos a exterminar utilizando todas las variables que su imaginación les brindase. Cámaras de gas, cámaras de hielo, experimentos médicos y físicos, malos tratos o simplemente hambre, frío y agotamiento, fueron las causas de las muertes de los españoles.

El campo que contó con más españoles fue el de Mauthausen, situado cerca de Linz, en Austria, caracterizado por una enorme cantera de granito que los nazis explotaban mediante la mano de obra de los prisioneros. Es ya mítica la escalera de 186 peldaños que los trabajadores esclavos debían subir y bajar varias veces al día portando enormes pedruscos. Esa manera de trabajar, propia de la Edad Media, se cobró la vida de decenas de presos, debilitados por la falta de alimentación, las condiciones extremas y los malos tratos continuos a los que los carceleros les sometían.

A este campo comenzaron a llegar prisioneros españoles muy pronto, procedentes de la Francia ocupada. Los nazis los habían capturado a principios del verano de 1940 y ya habían decidido que su destino debía ser la eliminación. Los vagones de carga llegaban al campo de la muerte repletos de españoles identificados con un triángulo azul cosido en sus ropas, de tal manera que Mauthausen llegó a ser identificado como el campo de los españoles, que por cierto fueron los que levantaron las instalaciones principales, que en 1940 se reducían a unos barracones y poco más.

UN TRIÁNGULO AZUL IDENTIFICABA A LOS PRESOS ESPAÑOLES EN LOS CAMPOS NAZIS.

Abandonados a su suerte, los españoles se organizaron de manera eficaz, colaborando solidariamente con los demás prisioneros que llegaban deportados, algunos desde el frente ruso. Son muchísimos los testimonios de supervivientes que relatan cómo las redes españolas lograron salvar a compañeros de cautiverio mediante las eficaces redes de ayuda que lograron crear.

El día 5 de mayo de 1945, el campo fue liberado por fuerzas del ejército norteamericano, que se encontró con banderas republicanas y una enorme pancarta en la que podía leerse: “Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras”, sostenidas por prisioneros españoles supervivientes de otro infierno más.

A pesar de las condiciones extremas, muchos lograron sobrevivir. El peso medio de un preso no pasaba de 45 kilos; la desnutrición, el agotamiento vital y sicológico y las enfermedades sin tratar habían azotado a aquellos hombres, pero no habían podido acabar con ellos.

Pero mientras los prisioneros de otras nacionalidades eran trasladados a sus países de origen donde fueron recibidos y tratados como héroes, los españoles continuaron sufriendo el cruel exilio decretado por Franco, que insistía en que fuera de España no existían españoles.

Pero lo que su patria les negó, les fue ofrecido en otros lugares. Los españoles liberados encontraron refugio y nacionalidad en otros países, donde fueron tratados como héroes de guerra; y años más tarde, el propio estado alemán se ocupó de reconocer su labor en pro de la libertad y la democracia; aclaró las circunstancias de las muertes y ofreció información e indemnizaciones por los daños causados. Alemania, como todos los demás países democráticos, reconocía el perjuicio causado por los regímenes totalitarios nazi y fascista; los condenaba, juzgaba a los responsables y emprendía una labor desnazificadora; se ponían así las bases para el establecimiento de una Justicia Internacional que pudiera afrontar en adelante casos como el ocurrido. Los Juicios de Nuremberg permitieron acuñar términos como “Crimen contra la Humanidad”, “Genocidio” o “Crimen contra la Paz”, entre otros, constituyendo esto un gran avance de cara al establecimiento de estados justos y garantes de los Derechos Humanos, aunque en países como España se hicieran oídos sordos, sin que en ningún momento se adoptase medida alguna para hacer justicia y ni siquiera para reconocer a nuestros compatriotas como víctimas. La justicia, además, no llegará de momento, gracias a las modificaciones que el actual gobierno ha introducido en nuestra jurisdicción, modificaciones que acaban con la esperanza de lograr justicia para las víctimas y reconocimiento y honores para los héroes.

FUENTE. MINISTERIO DE CULTURA.
 
Represion Franquista Valladolid

Noticias Federación Estatal
de Foros por la Memoria

24 de Septiembre: Concentración frente a la sede del Tribunal Supremo [publicado en Foro por la Memoria - Federación Estatal de Foros por la Memoria el 17 de septiembre de 2019]

La Junta del Principado de Asturias inicia los trámites para galardonar a guerrilleros antifranquistas [publicado en Foro por la Memoria - Federación Estatal de Foros por la Memoria el 17 de septiembre de 2019]

La ONU retira de su web un texto que sostenía que el ‘Guernica’ es “una protesta artística contra las atrocidades de la República” [publicado en Foro por la Memoria - Federación Estatal de Foros por la Memoria el 17 de septiembre de 2019]

Sole, la única guerrillera antifranquista que sigue viva [publicado en Foro por la Memoria - Federación Estatal de Foros por la Memoria el 17 de septiembre de 2019]

Vox se niega a condenar el franquismo y pide derogar la Ley de Memoria Histórica [publicado en Foro por la Memoria - Federación Estatal de Foros por la Memoria el 17 de septiembre de 2019]

Andalucía: Vox pide a Junta datos de solicitudes de familias y asociaciones sobre exhumaciones de víctimas [publicado en Foro por la Memoria - Federación Estatal de Foros por la Memoria el 17 de septiembre de 2019]

Una placa en Capodistria [publicado en Foro por la Memoria - Federación Estatal de Foros por la Memoria el 17 de septiembre de 2019]

VII Homenaje a las víctimas del franquismo en Villanueva de la Serena (Badajoz). [publicado en Foro por la Memoria - Federación Estatal de Foros por la Memoria el 16 de septiembre de 2019]

0 | 8 | 16 | 24 | 32 | 40 | 48 | 56 | 64 | ... | 19416

Conferencia Ian Gibson Ateneo Republicano Valladolid

Ian Gibson y Orosia Castán en Valladolid

Conferencia Ian Gibson Ateneo Republicano en la universidad de Valladolid

Presentación audio-visual Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid

Presentación audio-visual Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid

Presentanción en el Ateneo Republicano de Valladolid del Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid +info:http://www.represionfranquistavalla...

Tudela 1936

Corto-documental Tudela de Duero 1936

"Corto-documental que narra los hechos acaecidos en Tudela de Duero (Valladolid) en la sublevación militar del 18 de julio de 1936 y la posterior represión.Presentado el día 9 de julio de 2011 en el (...)

0 | 3 | 6 | 9 | 12 | 15