Miércoles, 29 de marzo de 2017|
 
estás en Memoria histórica
Aniversario de la II República.

República y Regeneración

El advenimiento de la República se produjo en medio de un clima social catastrófico, ruina económica, corrupción generalizada y descontento de los ciudadanos. El país necesitaba una regeneración total que vendría dada por los valores republicanos de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Constitución Republicana

"Los desmanes y arbitrariedades del poder público en estos últimos tiempos aunaron las voluntades de todos los buenos españoles para salvar a nuestra Patria de la ruina y el caos en que la sumía la monarquía borbónica. El domingo doce del corriente, con gesto gallardo y culto, con el arma del sufragio, el pueblo español arrojó del trono al Rey que presenció durante tantos años el derrumbamiento de nuestras grandezas y la decadencia de nuestra Patria. La República recoge el país desmedrado y empobrecido; pero tened la seguridad de que ella restañará las heridas, levantará el crédito público, y sobre todo, reconocerá a los ciudadanos los derechos inherentes a la personalidad humana, para que el español tenga su propia conciencia ante el mundo, la alta dignidad y consideración que merece esta vieja y magnífica raza que descubrió y civilizó continentes. La República Española será amor y justicia, y resolverá conforme a las exigencias de los tiempos los problemas de los necesitados, tanto en el orden económico como en el cultural, para que, integralmente, puedan llegar los españoles al desarrollo completo de sus energías y facultades. Nuestro régimen será pronto glorificado por todos los hijos de nuestra Nación. Sus dirigentes, por su capacidad, por el espíritu de generosidad y sacrificio de que ya han dado inequívocas pruebas, han de conducir a España hacia los más altos destinos, y ella ocupará, en el concierto de los pueblos, aquel preeminente lugar del que fue arrojada por la torpeza de los reyes y el servilismo a sus cortesanos. El ideal republicano está santificado por un extenso martirologio y la sangre generosa de los que dieron su vida en holocausto de esta noble causa, será el mejor acicate para que sus gobernantes pongan lo más puro de su alma al servicio de la Patria redimida. La sangre últimamente derramada de los heroicos Capitanes Fermín Galán y García Hernández, que ofrecieron la flor de su vida, su cálida juventud a la Patria y a la República, será guía y norte que inflamará los espíritus de los gobernantes para realizar con la mayor pureza, una obra de fecunda justicia y de fraterna projimidad. Como la República viene a realizar el bien de España y es para todos, esta Junta invita a los habitantes de esta isla, que la han recibido con júbilo y entusiasmo, a que la acaten y la amen. La República es el régimen lógico y natural de los pueblos; en ella todos somos ciudadanos iguales; por ser la República la más alta expresión de la Democracia, todos tenemos el derecho a participar en su estructuración y deber de cooperar a su grandeza".

(Bando republicano del ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, 16 de abril de 1931)

El 14 de abril es una fecha clave en la historia de nuestro país. Recordamos este día la proclamación de la II República, un hecho clave que marca de forma indeleble nuestra trayectoria como país y como sociedad.Fragmentos de la Constitución Repúblicana.Fragmentos de la Constitución Republicana.

El advenimiento del régimen republicano fue muy costoso. Las dos décadas anteriores habían sido muy difíciles para los españoles, agobiados por la descomposición del régimen monárquico, que no les había ahorrado ningún sufrimiento: la terrible guerra de Marruecos, plagada de corrupción y hechos oscuros, dirigida por militares ineptos que llevaban al matadero a la juventud española, pero solamente a aquella que no podía pagar para librarse; la carestía de la vida; la frivolidad del rey, ajeno por completo al difícil día a día del pueblo, conocedor del problema militar y de sus consecuencias en Marruecos, y que en un momento dado aceptó de buena gana la implantación de una dictadura, la de Primo de Rivera, lo que acabó con la poca buena imagen que la monarquía conservaba entre la población.

Entre muerte, corrupción y escándalos de todo tipo aparecían los valores republicanos como única forma de lograr la regeneración del país. Los preceptos de libertad, igualdad y solidaridad en que se basaba, tuvieron la potestad de ilusionar a la población, agotada y desesperanzada, deseosa de cambiar, necesitada de encontrar un nuevo mensaje, algo con lo que poder continuar con una mínima dignidad su vida diaria.

El año 1930 transcurrió en medio de una gran inquietud no sólo en Valladolid, sino en todo el país. Las viejas estructuras políticas y sociales ya no valían; todo se sentía ya como caducado, y un viento de renovación comenzaba a hacerse notar en todos los órdenes de la vida.

La necesidad de cambio cristalizaba en movimientos perseguidos con dureza por la policía gubernamental, que era incapaz de acabar con ellos. La represión, por el contrario, provocó un aumento de la sensibilización política y social y la aparición de multitud de organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles y culturales que hervían de actividad.

Eran momentos de transición: el dictador Primo de Rivera había partido hacia el exilio y se encontraba en París, ciudad donde moriría; el rey Alfonso XIII, consciente del proceso antimonárquico que se vivía en el país, había nombrado un Gobierno Provisional que fue quien convocó las elecciones municipales. A pesar de que las elecciones generales quedaban lejos todavía, flotaba en el ambiente la idea de que la República estaba a punto de llegar y que los comicios municipales reflejarían esta voluntad ciudadana.

Una de las claves fundamentales del triunfo de la República fue la voluntad de aunar fuerzas entre los republicanos y los socialistas, con el fin de conseguir acabar con el régimen monárquico. Ambas corrientes fueron capaces de superar sus diferencias y consiguieron comprender que la condición indispensable para alcanzar el triunfo en las urnas y derrotar a los partidos monárquicos sustentadores del sistema, era la unidad.I República en Valladolid, con el número 26 Eustaquio Sanz Pasalodos.I República en Valladolid, con el número 26 Eustaquio Sanz Pasalodos.

Las elecciones municipales se celebraron el día 12 de febrero del año 1931, y a ellas se presentaban dos corrientes bien diferenciadas: la nueva coalición republicano socialista por un lado, y las fuerzas monárquicas, que reunían a los políticos que habían detentado el poder durante la monarquía y también durante la Dictadura de Primo de Rivera, por otro.

Los candidatos republicanos eran personas conocidas en la ciudad, pues Valladolid era todavía una ciudad pequeña donde los círculos de acción estaban bien delimitados: la Casa del Pueblo; los Sindicatos; las agrupaciones estudiantiles… sus líderes se hacían notar en reuniones, manifestaciones y artículos periodísticos.

Los candidatos monárquicos, por su parte, estaban, por así decir, “amortizados”, y su nombre se asociaba ya a tiempos pasados, a escándalos, a desastres militares. Su propaganda electoral se decantó hacia lo catastrofista, y no hablaban más que de revolución, escenas subversivas y caos en caso de que triunfasen los republicanos; pero esta estrategia estaba ya muy gastada, y la idea de la República entraba ya como un vendaval en todo el país: la necesidad de renovación flotaba en todos los ambientes y la victoria republicana se daba por hecha entre unos y otros.

La prensa de aquellos días no recoge incidentes significativos, pero sí se hace eco del ambiente electoral, que califica de entusiasta y festivo, muy lejos de la imagen de alteraciones callejeras y de peligro social que predicaban machaconamente las tribunas monárquicas.

Los colegios electorales dispusieron de interventores, apoderados y observadores cuya finalidad era la de proteger y velar por la limpieza del procedimiento, y estuvieron muy concurridos. Los ciudadanos acudían a votar en masa. Los resultados no dejaron lugar a dudas: la coalición republicano socialista vencía de manera limpia e inequívoca. Los nombres de los candidatos elegidos en los diversos distritos se hicieron públicos de inmediato: se trataba de los primeros regidores de un ayuntamiento republicano en Valladolid, lo que suponía el triunfo de la esperanza y el comienzo de una nueva época para la ciudad.

Estos resultados, similares a los obtenidos en el resto del país, pusieron de manifiesto la voluntad política de la ciudadanía: la mayoría de los españoles se decantaba por un cambio de régimen, que sería republicano. Así se comprendió desde las más altas instancias hasta el último rincón de cualquier pueblo, y en Madrid comenzó a gestarse el cambio.

La familia real optó por salir del país hacia un exilio dorado; el Gobierno Provisional dimitió y el país entero salió a la calle para celebrar el acontecimiento tan largamente esperado: España, por fin, era republicana.

El mismo día 14 de abril, en cuanto se conoció el triunfo, los vallisoletanos acudieron en masa hacia la plaza Mayor; pero el ayuntamiento estaba cerrado a cal y canto. Esto no fue un problema, pues la bandera republicana fue izada aquella misma tarde por el republicano más veterano de la ciudad, Eustaquio Sanz Pasalodos, que tuvo el honor de mostrarla en el balcón del edificio de Correos y Telégrafos de la plaza de la Rinconada por vez primera en la ciudad de Valladolid, entre las ovaciones de miles de personas que acudieron de todas partes de la ciudad para celebrar el advenimiento de la II República en medio de las mayores muestras de alegría.

El día 15 tuvo lugar la proclamación oficial en el ayuntamiento de Valladolid. El nuevo consistorio se preparaba para asumir el mandato de la ciudadanía, iniciando una nueva etapa en la historia vallisoletana, una etapa que comenzaba bajo los valores fundamentales que sustentan la República: Libertad, Igualdad y Solidaridad.

Proclamación de la República en la plaza Mayor.Valladolid. 15-abril-1931.
 
Represion Franquista Valladolid

Noticias Federación Estatal
de Foros por la Memoria

Conferencia Ian Gibson Ateneo Republicano Valladolid

Ian Gibson y Orosia Castán en Valladolid

Conferencia Ian Gibson Ateneo Republicano en la universidad de Valladolid

Presentación audio-visual Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid

Presentación audio-visual Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid

Presentanción en el Ateneo Republicano de Valladolid del Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid +info:http://www.represionfranquistavalla...

Tudela 1936

Corto-documental Tudela de Duero 1936

"Corto-documental que narra los hechos acaecidos en Tudela de Duero (Valladolid) en la sublevación militar del 18 de julio de 1936 y la posterior represión.Presentado el día 9 de julio de 2011 en el (...)

0 | 3 | 6 | 9 | 12 | 15