Miércoles, 29 de marzo de 2017|
 
estás en Microbiografías

Pedro Cabezas Caballero

Pedro era una persona muy conocida en Valladolid. Estaba afiliado a la Casa del Pueblo y fue elegido miembro del Jurado Mixto, encargado de la elaboración de tablas, regulación de contratos, negociaciones, etc. Su fama era de “duro” a la hora de las negociaciones con la patronal, por lo que estaba en el punto de mira de la policía.

Ficha policial de Pedro Cabezas. 1934

Nació en Valladolid el 18 de enero de 1898, a las seis de la mañana en la calle Padilla número 13.

Estaba casado con Jesusa Palacios, con la que tenía cuatro hijos llamados Manuel, Martín, Victoriano y Luis, todos menores de edad en la fecha de la muerte de su padre.
Pedro trabajaba como conductor de autobús, según su uniforme y placa, de la línea 35 de Valladolid.

Estuvo exilado en Toulouse (Francia) durante dos años, antes de la llegada de la República en 1931. Entonces regresó. Era socialista, mecánico y chófer. Era un sindicalista activo y llegó a ser Secretario del Sindicato de Transportes de Valladolid.

Pedro era una persona muy conocida en Valladolid. Estaba afiliado a la Casa del Pueblo y fue elegido miembro del Jurado Mixto, encargado de la elaboración de tablas, regulación de contratos, negociaciones, etc. Su fama era de “duro” a la hora de las negociaciones con la patronal, por lo que estaba en el punto de mira de la policía.

En 1934 fue detenido y encarcelado por su presunta intervención a favor de un detenido.
El hecho ocurrió en febrero de 1934, cuando la policía detuvo con violencia a dos chavales que repartían un periódico comunista (legal) en las cercanías de la calle Constitución. Uno de los chicos se resistió, alegando que su actividad era legal; la policía lo maltrató y detuvo a ambos chicos, llevándolos a pie hacia la Comisaría.

Al llegar a la plaza de Orates, un grupo grande de ciudadanos seguía a los guardias, increpándolos y exigiendo que soltaran a los chicos, a los que habían golpeado con saña.

Pedro Cabezas estaba ese día en la Casa del Pueblo, cuya entrada estaba en la calle Núñez de Arce 14, muy cerca de allí. Estaba ejerciendo su función en el Jurado Mixto; hicieron un descanso y él bajó a comprar tabaco, encontrándose con la escena citada. Según los policías, Pedro intentó que soltaran a los detenidos, y al no lograrlo, los insultó, animando a la multitud a que los atacara para liberar a los dos chicos.

En ese momento no lo detuvieron, pero lo buscaron y por fin fue a prisión.
Pasó dos meses en la cárcel por “Atentado a la Autoridad”, por lo que en 1936 ya tenía antecedentes.

Tras el levantamiento de julio del 36, Pedro desapareció sin que se conozcan las circunstancias; dado su cargo, es de suponer que estuvo escondido en algún lugar, ya que se libró de las primeras detenciones, y tampoco estaba en la Casa del Pueblo en la noche del 18 al 19 de julio.

La cuestión es que su cuerpo apareció en el barrio de la Rubia, en las tapias del Blanca Mari, una sala de baile famosa en aquellos momentos. Esa zona fue escenario de bastantes crímenes, posiblemente debidos a la misma patrulla. Un conocido de la familia avisó a su esposa. Esto ocurrió hacia el 20 de agosto.
La familia fue hasta allí y pudo reconocer su cadáver, que estaba junto con otros dos o tres cuerpos. Unos paisanos armados estaban vigilando la zona, y le dijeron a Jesusa que podía llevarse el cuerpo si firmaba una declaración en la que se decía que la muerte de Pedro era consecuencia de un accidente. La esposa, aterrada, así lo hizo, y le permitieron llevarse el cuerpo al cementerio de Valladolid, donde fue enterrado en la fosa común 46.

Esto permitió que el fallecimiento de Pedro fuera inscrito en el Registro Civil, y no desapareciera en una cuneta como ocurrió con centenares de vallisoletanos.

A pesar de la declaración de su esposa, la causa de la muerte aparece en el registro civil como “fractura de la base del cráneo”, es decir, tiro de gracia, por lo que queda claro que el documento era una especie de salvaguarda para los asesinos, para utilizarlo en el caso de que el golpe no triunfase y se les pidiera cuentas de los crímenes. Este tipo de cosas fue muy frecuente, sobre todo en los pueblos, donde hubo asesinos que llevaron encima ese tipo de exculpación hasta su muerte.

 
Represion Franquista Valladolid

Noticias Federación Estatal
de Foros por la Memoria

Conferencia Ian Gibson Ateneo Republicano Valladolid

Ian Gibson y Orosia Castán en Valladolid

Conferencia Ian Gibson Ateneo Republicano en la universidad de Valladolid

Presentación audio-visual Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid

Presentación audio-visual Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid

Presentanción en el Ateneo Republicano de Valladolid del Listado de víctimas del golpe de estado franquista en la provincia de Valladolid +info:http://www.represionfranquistavalla...

Tudela 1936

Corto-documental Tudela de Duero 1936

"Corto-documental que narra los hechos acaecidos en Tudela de Duero (Valladolid) en la sublevación militar del 18 de julio de 1936 y la posterior represión.Presentado el día 9 de julio de 2011 en el (...)

0 | 3 | 6 | 9 | 12 | 15